Roma es Luz

Roma es Luz

He vuelto a ver Gladiator, la película.
Tumbado a la bartola en el sofá (estas expresiones delatan mi edad), a las tantas de la madrugada casi todo vale para acompañar el insomnio.

unnamed (5)

De repente me gusta lo que veo. Y eso que no soy nada sospechoso de estética hollywoodiense.

En la pantalla hay un tipo que antes de la batalla, que tiene una pinta tremebunda, está preocupado por llegar a tiempo para la cosecha. Me incorporo en el sofá. El gladiator éste me cae bien, me recuerda a mi, todo el día con la cosecha en la cabeza.
Por supuesto gana la batalla, tiene pinta de ganar todas las batallas. Igual en eso ya nos parecemos menos.

Estoy a punto de relajarme para esperar a Morfeo cuando de repente el Emperador le pregunta:
– Y para ti, Máximo, ¿qué es Roma?
– He visto mucho del resto del mundo, es brutal, es cruel… Roma es Luz.
– Si tú nunca has estado allí… una vez hubo un sueño llamado Roma, a poco que levantases la voz se desvanecía.

Joder con estas cosas en la pantalla no hay quien se duerma.
Un rato antes los informativos daban las brutales noticias del nuevo mundo que nos toca vivir.
Hablan de sangre y miedo, de intolerancia y oscuridad.

Pero Roma es Luz.
– Máximo, vamos a hablar susurrado, cuéntame como es tu hogar…
– …hay vides en la ladera sur y olivos en la ladera norte.
– Máximo te envidio, es un buen hogar, hay que pelear por él.

Hay algo en la película que me devuelve el optimismo, las ganas de seguir, de seguir creyendo.
Hoy he recorrido mis tomateras repletas de tomate verde y como Máximo en la película, cuando rozaba en sueños con su mano moribunda el trigo, mi mano ha acariciado los frutos de la tierra y del esfuerzo.

unnamed unnamed (4)

unnamed (1)

unnamed (2)

unnamed (3)

Y como él he pensado que este es un buen hogar y hay que pelear por él.

Porque Roma, si aun existe, es luz.

Compártelo...Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Post your comment