[...] que te quiero verde | Agricultura ecológica para todos

ya están aquí

Por fin. Ya están aquí nuestros Tomates Rosas de la Montaña de Fantova. Un año duro, lleno de nieves, tormentas, el montaje de los nuevos invernaderos… y, como siempre, trabajo y más trabajo. Cada año que pasa nos sentimos más resistentes, más montaraces y más lejos de la corrección, de la ortodoxia. Cuando[…]

Gigantes

Los que somos de colegio de curas estamos más familiarizados con al mitología cristiana. Pero igual de heroico (y de increíble) que Moisés atravesando el mar Rojo abierto en canal, pueden ser los Doce Trabajos de Hércules de la tradición griega, los Gigantes Jotuns de la mitología nórdica o Tlalchitonatiuh, el[…]

No estamos solos

No me gusta hacer coincidir estas cosas con la Navidad. Tanto criticar la ñoñería televisiva de multitud de programas que aprovechan estas fechas para llegarnos al corazón, que me sabe mal parecernos a ellos aunque solo sea por el calendario. Pero claro, cuando uno tiene que lidiar con amigos que son[…]

Habanos

Yo soy más de Partagas. No porque los Cohibas no me gusten. Pero como dirían nuestros denostados vecinos catalanes “la relación calidad precio” es lo que importa. Además, menudo punto, la estanquera nos regala una caja de cerillas con la silueta de la isla de Cuba estampada en la portada.[…]

La dichosa magdalena de Proust

Dice mi amigo Enrique Bauluz que la palabra “dichosa” igual vale para bien que para mal.  Por lo de dicha y por lo de cansino. Cada uno que se lo aplique como más le guste. Durante casi toda mi juventud pensé que la Magdalena de Proust era una persona que, como mi tía-abuela, se llamaba así. Buena lección[…]

Roma es Luz

He vuelto a ver Gladiator, la película. Tumbado a la bartola en el sofá (estas expresiones delatan mi edad), a las tantas de la madrugada casi todo vale para acompañar el insomnio. De repente me gusta lo que veo. Y eso que no soy nada sospechoso de estética hollywoodiense. En[…]

In itinere

Es así como se conoce en el argot legal los accidentes que ocurren camino del puesto de trabajo, in itinere. Un gigantesco árbol nos corta el paso en plena noche camino del molino Centenera. Imposible preveer una nevada así a finales de marzo. Media vuelta y regreso a sitio más[…]