Brad Pitt y los tomates de La Puebla

Brad Pitt y los tomates de La Puebla

Antes tenía la sana costumbre de acudir al Festival de Cine de San Sebastián todos los años.
En esas visitas me ocurrieron muchas anécdotas, algunas relacionadas con unos zapatos blancos de tafilete que me hicieron a medida en Quito (Ecuador) en los años en los que el mundo era mi hogar. Pero “eso es otra historia”.

Uno de esos años, visitando el Chillida Leku me encontré de cara con Brad Pitt. Estaba de incógnito, escondido bajo una gorra y un paragüas que, como no podía ser de otro modo, le protegían de la constante lluvia de Guipúzcoa. Me miró y se rió. Probablemente pensó:”anda listo, que seguro que ésto lo acabarás contando en algún post de esos que escribes en internet”.
Pues sí Brad, ya ves, al final lo voy a contar.

Hoy he vuelto a ver a Brad Pitt por la tele, en uno de esos programas que solo se pueden soportar si dedicas los fines de semana a cuidar de tu madre octogenaria. Delante de un plato de jamón ibérico (“ah, ¿pero hay otro?”) y con una copa de vino en la mano, una insípida presentadora de magazine le preguntaba: “¿qué es lo que más te gusta de España?”. Y él, elegante y guapo como siempre, con cara de guasa le respondía: “ésto (por el jamón) y sus museos”.
Y yo, que en plena presentación de la película Malditos Bastardos, en un sitio lleno de marcha y tentaciones como es el Festival de San Sebastián, me lo había encontrado en medio de uno de los museos más maravillosos que existen que es el Chillida Leku, bajo la lluvia, casi solo, supe, para variar, que alguien durante una entrevista en la televisión, estaba diciendo la verdad.

unnamed (6)

Un paso más.
De nuevo nuestro huerto se llenó de amigos y eso le sienta de maravilla. Lo mismo que nos sienta a nosotros las fiestas y las romerías de La Puebla de Fantova. El pasado fin de semana trabajamos mucho y lo pasamos de maravilla disfrutando de la tradicional romería al Castillo de Fantova y con la deseada actuación de La Ronda de Boltaña. Ya sabéis que nuestro proyecto forma parte de todo ésto, “el paisaje y el paisanaje” que diría Unamuno.

unnamed

unnamed (2)

unnamed (1)

Pero esta vez no solo nos limitamos a trabajar en el huerto y a disfrutar de la fiesta, además gracias a la presencia de dos auténticos expertos en cultivos ecológicos de tomate venidos de la otra punta de nuestro país (tan lejos como Almería), hicimos un análisis pormenorizado de nuestras técnicas de cultivo y un plan de futuro que esperamos que se traduzca un un año lleno de muchos y buenos Tomates Rosas de la Montaña de Fantova. Ni qué decir tiene que tuvieron que corregirnos en bastantes de nuestras técnicas de cultivo que por muy pasionales y tradicionales que fueran no garantizan su efectividad. Gracias a Alfredo y Emilio por vuestro sabios consejos.

Y ya estamos en el buen camino. Y el “milagro de la primavera” de nuevo ha vuelto a ocurrir y enbreve tendremos nuestros primeros tomates. Y este año tendremos muchas sorpresas que os encantarán porque vosotros formáis parte de ellas.

unnamed (4)

unnamed (5)unnamed (3)

Paseo entre las tomateras ya florecidas y con sus pequeños tomates entre las hojas. Solo, sudado, en silencio, y con la mente en blanco. Pienso en el esfuerzo de Alfredo que ha venido desde Almería y el de tantos amigos que hacen miles de kilómetros por compartir estas mismas plantas y estos mismos paisajes que ahora están frente a mí. Y creo que algo parecido debió de sentir Eduardo Chillida cuando pensó que en su Leku estaba la esencia de toda una vida. Y algo así debió de sentir Brad Pitt cuando recorría sus praderas llenas de arte y su mirada se cruzó con la mía.

Y seguro que es lo mismo que pienso yo, lo mismo que piensan todos los que están a nuestro lado en esta aventura.

¿Cómo no van a saber bien nuestros tomates?

Compártelo...Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone